Ratio: 0 / 5

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado
 

Cenizas de la Teologia de la liberación

 


Al parecer algunos han olvidado la afirmación de Jesucristo: "No solo de Pan vive el hombre". (Mt 4) Es urgente un cambio de visión paras re-equilibrar la acción pastoral.


 Por Martín Zavala M.P.D.

 

 

Introducción.-

Hace unos días me 'llegó' la noticia del congreso de la asociación de teólogos Juan XXIII el cual en realidad es un evento de teólogos progresistas o liberales donde el común denominador es el ataque a la jerarquía de la Iglesia, a la cual en esta ocasión, la acusó de estar sumida en "un invierno eclesial". Se trató de su 25º aniversario. Entre sus fundadores y promotores hay sacerdotes religiosos y diocesanos.

A dichos congresos, a los largo de los años han asistido los principales promotores de la teología de la liberación, incluyendo a algunos de las versiones mas radicales de esa corriente teológica: El peruano Gustavo Gutiérrez; el obispo de México Samuel Ruiz; el catalán Pedro Casaldáliga; El ex ministro sandinista Fernando Cardenal, J. L. Segundo... Igualmente, con ideas afines, no podríamos dejar de mencionar a algunos otros promotores de mayor o menor escala como: Leonardo Boff (Brasil), Juan Sobrino (El Salvador), Hans Küng (Alemania), Rosemary Radford Ruether (U.S.A.), Julio de Santa Ana (Uruguay), Sergio Arce (Cuba), Mª.-Pilar Aquino (México), Marcos Villamán (República Dominicana), Liliana Gallo (Colombia), Eduardo de la Lerma (Argentina), Sixto García (U.S.A.), Enrique Dussel,, Julio de Santa Ana (Suiza), Fernando Torres (Colombia) Juan José Tamayo y J.M. Vidal (España). Otro similares son: Tissa Balasuriya, Marcelo Barros, Teófilo caebestreno, Oscar Campana, Víctor Codina, José Comblin, Lee Cormie, Eduardo de la Serna, José Estermann, Benedito Ferraro, Eduardo Frades, Luis Arturo Garcia, Ivone Gevara, Diego Irarrazabal, João Batista, María y José Ignacio Vigil, Carlos Mesters, Pablo Richard, Luis Rivera, Paulo Suess, Luiz Carlos Susin, Faustino Teixeira, José María Vigil etc.

 

Es en relación con la llamada telogía de la liberación, aprovechando el 25º. Aniversario de uno de sus medios de difusión, que comparto las siguientes reflexiones:

 

1.- De la panacea a la decadencia. Gracias Señor Jesús.

Creo que nadie puede dudar de las aportaciones positivas de esta corriente religiosa a la Iglesia. De hecho el Papa Juan Pablo II llegó a decir a los obispos del brasil que "era necesaria". Ni mucho menos se puede negar el influjo de la misma en el campo teológico y pastoral a nivel mundial. Sin embargo, al mismo tiempo, no podemos olvidar lo señalado por la congregación para la doctrina de la fe en 1984, presidida por el entonces cardenal Joseph Ratzinger y actual Papa Benedicto XVI, que afirmaba:

"La presente Instrucción tiene un fin más preciso y limitado: atraer la atención de los pastores, de los teólogos y de todos los fieles, sobre las desviaciones y los riesgos de desviación, ruinosos para la fe y para la vida cristiana, que implican ciertas formas de teología de la liberación que recurren, de modo insuficientemente crítico, a conceptos tomados de diversas corrientes del pensamiento marxista.

Esta llamada de atención de ninguna manera debe interpretarse como una desautorización de todos aquellos que quieren responder generosamente y con auténtico espíritu evangélico a «la opción preferencial por los pobres". De ninguna manera podrá servir de pretexto para quienes se atrincheran en una actitud de neutralidad y de indiferencia ante los trágicos y urgentes problemas de la miseria y de la injusticia. Al contrario, obedece a la certeza de que las graves desviaciones ideológicas que señala conducen inevitablemente a traicionar la causa de los pobres.

Hoy más que nunca, es necesario que la fe de numerosos cristianos sea iluminada y que éstos estén resueltos a vivir la vida cristiana integralmente, comprometiéndose en la lucha por la justicia, la libertad y la dignidad humana, por amor a sus hermanos desheredados, oprimidos o perseguidos. Más que nunca, la Iglesia se propone condenar los abusos, las injusticias y los ataques a la libertad, donde se registren y de donde provengan, y luchar, con sus propios medios, por la defensa y promoción de los derechos del hombre, especialmente en la persona de los pobres". (Libertatis Nuntius, Instrucción sobre algunos aspectos de la 'Teología de la liberación)'

 

De esta manera, el entonces cardenal y actual Papa Benedicto XVI sintetizaba la razón del documento, pues unido a los elementos positivos, ya desde ese tiempo, se manifestaban en algunas de esas corrientes de esa teología, varios elementos contrarios a la fe cristiana.

Sin duda que el influjo de la teología de la liberación hizo en muchas esferas eclesiales se dejó sentir en lo positivo y en lo negativo. Gracias a Dios, a los cambios socio-politicos en el mundo y a los diferentes mecanismos eclesiales que el magisterio de la Iglesia puso en marcha, los influjos negativos de esa corriente, en su versión más radical, se han ido desvaneciendo.

Mecanismos eclesiales que ayudaron a disminuir su influjo negativo fueron tales como:

Los nombramientos de obispos en mayor sintonía con el magisterio de la Iglesia y en comunión con el Papa;

Documentos orientadores sobre el tema como la "Instrucción sobre algunos aspectos de la 'Teología de la liberación " ó el otro llamado "Libertad cristiana y liberación ";

La "Apostolos suos" en 1998 sobre "sobre la naturaleza teológica y jurídica de las conferencias episcopales para precisar su papel y evitar desviaciones al por mayor;

La "Ex corde ecclesiae" en 1990 sobre las universidades e Institutos de formación católicos para reforzar su identidad o catolicidad unidas al magisterio;

La instrucción sobre "La vocación eclesial del teólogo" en 1990 para mostrar su complementariedad si permanece unido al magisterio eclesial.

El Catecismo de la Iglesia Católica que presenta lo que creemos, vivimos y celebramos de una manera orgánica y sistemática.

Sobre todo la "Dominus Iesus" en el 2000 que aclara los elementos cristianos esenciales para evitar el relativismo y subjetivismo teológico y pastoral.

 

La directa "Notificación sobre los errores en las obras del P. Jon Sobrino S.I. el cual es uno de los grandes promotores de la teol. de la liberación. 2006

Ultimamente el documento "Respuestas a algunas preguntas acerca de ciertos aspectos sobre la doctrina de la Iglesia" en Julio del 2007.

Además de ellos los sínodos, consistorios y visitas "ad limina" ayudaron a reforzar la identidad y fidelidad al magisterio de la Iglesia tan atacado por los "teólogos liberales" y su teología en clave 'liberacionista'. De ser vista como la gran solución(panacea) ha pasado a su decadencia casi en estado vegetativo.

Renombrados teólogos han dejado su cátedra pues en realidad su "doctrina" o su 'versión' del Evangelio no era compatible con la fe de la Iglesia. Gracias a Dios, cada vez son menos sus promotores, sus revistas, sus ideólogos, sus congresos, sus asociaciones, sus seguidores, sus obispos, sus 'slogans' sus teólogos, etc.

Los elementos negativos de su versión mas radical van desapareciendo del mapa eclesial por "extinción" y con no "pocos dolores de cabeza". Al mismo tempo sus elementos positivos se han integrado, aunque no como debería de haber sucedido.

 

Como lo dirá excelentemente el sacerdote Miguel Revilla hablando del 25º aniversario: "Qué bien que lo celebren entre ellos y se feliciten mutuamente, dejando en paz a los millones de católicos que seguimos las enseñanzas del Sucesor de Pedro y no su magisterio progresista". Dios ha respondido a la oración de un profeta de nuestros tiempos, el P. Flaviano Amatulli que denunciando los abusos de algunos pastores y lideres "liberacionistas" dijo: Señor, ¡Libéranos de los liberadores!. Gracias a Dios, a las acciones anteriormente señaladas y a otras mas de parte de quienes se mantuvieron fieles al magisterio de la Iglesia, los daños ahora son menores y sus promotores desapareciendo de la esfera eclesial. Pero, las cenizas quedan todavía...

 

2.- Donde hubo fuego, cenizas quedan

Esa es la razón principal de este artículo.. Si donde hubo fuego cenizas quedan es inevitable que donde hubo un gran fuego también queda una gran cantidad de cenizas.

!Ese es el gran problema eclesial hoy en día¡

Aunque en este caso también cabe decir: "Donde hubo hielo, el frío se queda" parafraseando a una 'teóloga' de la liberación que en el congreso mencionado dijo que había un "invierno eclesial". Sin duda que hay lugares y ambientes donde lo hay, pero es precisamente por consecuencias secundarias de haber llevado esa corriente teológica a muchos seminarios, Institutos y universidades católicas durante mucho tiempo. Aunque ya no estén presentes físicamente, sus "cenizas" o el "hielo" lo dejaron.

Entre los grandes problemas y desafíos que enfrenta la Iglesia actualmente ya no están los "teólogos de la liberación o liberales" ni la corriente teológica que ellos promovían. No. El problema grave de proporciones internacionales son las "cenizas" o secuelas que ha dejado dentro de amplios sectores eclesiales y que muchos no están alcanzando a percibirAl estar misionando ya por cerca de 18 años en diferentes países de todo el continente y al analizar el desarrollo e impacto de la "teología de la liberación" no queda mas que constatar como tristemente las "cenizas" son mas grandes y graves de lo que algunos piensan y si queremos enfrentar con visión cristiana el inicio de este milenio necesitaremos descubrirlas y hacerlas a un lado para que la luz de Cristo pueda brillar en plenitud.

 

3.- La primer ceniza: "El excesivo horizontalismo de la fe".

A partir del Concilio Vaticano II nuevos vientos entraron a la iglesia que han servido para impulsarla a vivir su fe de acuerdo a los tiempos actuales. Sin embargo, al mismo tiempo, han surgido grandes desequilibrios por una mala interpretación del mismo o bien por una polarización de algunos de los aspectos teológico-pastorales. Entre ellos cabe destacar la sobre valorización de la dimensión horizontal de la fe, polarizado por la teología de la liberación, donde la opción por los pobres se convirtió en el eje central del ser y quehacer teológico-pastoral.

Casi imperceptiblemente, sin darnos cuenta, el valor positivo de la proyección social del Evangelio ó promoción humana se fue convirtiendo en el "eje" sobre el cual gira la pastoral. La teología de la liberación con una "opción por lo pobres" basada en la lucha de clases y en un reduccionismo de la salvación a la liberación fue desapareciendo por las causas ya señaladas.
Sin embargo la "ceniza" se quedó manifestada como si fuera algo positivo transformándose en un excesivo "horizontalismo de la fe" mucho mas peligroso y mas extendido hoy en día en amplios sectores eclesiales.

Ya el Papa Juan Pablo II y algunos obispos lo señalaron en el documento de "Iglesia en América " fruto del sínodo. Allí se llega a decir:

"Por otra parte, como señalaron algunos Padres sinodales, hay que preguntarse si una pastoral orientada de modo casi exclusivo a las necesidades materiales de los destinatarios no haya terminado por defraudar el hambre de Dios que tienen esos pueblos, dejándolos así en una situación vulnerable ante cualquier oferta supuestamente espiritual. Por eso, « es indispensable que todos tengan contacto con Cristo mediante el anuncio kerigmático gozoso y transformante, especialmente mediante la predicación en la liturgia" (No. 73 Exhortación apostólica Ecclesia in América).

Triste, pero cierto. Si una verdad a medias puede hacer mas daño que una mentira, una desequilibrio pastoral permanente puede ser mas dañino que una herejía, mas fácil de detectar. Una mentalidad simplista e ingenua podría pensar ¿Qué mal podría haber en hacer opción por los pobres, los huérfanos, los inmigrantes, los analfabetas, los oprimidos, los indígenas...? ¿Qué de malo puede salir de centrar la pastoral en Hospitales para enfermos; Asilos para acianos; Centros de atención a personas con Sida; Casas para madres solteras; Organismos para asesoría legal a inmigrantes; Comedores para los pobres; Escuelas de alfabetización; Edificios para dar talleres de costura y carpintería; Fundaciones de asistencia social; Colegios católicos; organismos de defensa de los derechos humanos; Hogares para la mujer maltratada; Dispensarios médicos en zonas marginadas...

 

¿Qué de malo? Casi nada. Si lo lees atentamente de nuevo falta la razón principal de todo lo anterior y lo que nos distingue de ser Iglesia a una mera organización de promoción humana. Falta Jesucristo, y todas las líneas de acción mencionadas también las puede hacer un ateo, un musulmán o un seguidor de la nueva Un humanismo con barniz de cristianismo.

Nada malo pero...

Nada malo, si fuéramos una organización de asistencia pública.

Nada malo, si fuéramos un órgano del gobierno para apoyo social.

Nada malo, si fuéramos un centro autónomo de prevención del cáncer.

Nada malo, si fuéramos un departamento de la cruz roja.

Nada malo, si fuéramos una organización no lucrativa para asesoría legal

Nada malo, si fuéramos una fundación para el desarrollo social.

Nada malo, sin fuéramos un Instituto de liderazgo socio-político.

Nada malo, si fueramos simplemente una ONG.

El problema no está en hacer lo señalado, sino que la realidad es que en muchas diócesis y parroquias de todo el continente hay un desequilibrio pastoral al preocuparse por cubrir las necesidades materiales que terminan por crear un vacío espiritual que está siendo llenado por las sectas y por la nueva era. Como lo dijo un teólogo americano: "En diversos lugares de América la Iglesia católica hizo la opción por los pobres... y los pobres hicieron la opción por los pentecostales". Claro. El pobre y necesitado encuentra un refugio a sus necesidades materiales en la Iglesia católica, pero no encuentra expertos, en la misma dimensión, en sus necesidades espirituales y termina por irse a una secta evangélica o hasta un brujo o astrólogo para que le cure de sus males.

 

Demasiadas "marthas" enfocadas en lo material y pocas "marías" a los pies del maestro. No se trata de quitar ni disminuir lo primero sino de la urgencia grave por aumentar lo segundo. La "primer ceniza" de la teología de la liberación que hay que barrer es "una pastoral orientada de modo casi exclusivo a las necesidades materiales de los destinatarios que ha terminado por defraudar el hambre de Dios que tienen esos pueblos" tal como lo señaló el documento de Iglesia en América.
line2.gif
Hemos defraudado al hombre de hoy pues al ver tan de cerca el sufrimiento humano nos desenfocó del valor de lo divino.
line2.gif

Avanzamos en la proyección social de la fe pero perdimos en la dimensión personal del Evangelio;

Ganamos en la promoción humana, pero perdimos en la promoción divina;

Redescubrimos el valor del hombre, pero olvidamos la supremacía de Dios;

Mejoramos en el orden temporal, pero, empeoramos en el orden espiritual;

Supervisamos la ortopraxis, pero nos desinteresó la ortodoxia;

Defendimos la vida humana, pero dejamos de defender la fe divina;

Ricos en la práctica de la caridad, pero empobrecidos en la acción pastoral;

Hablamos de liberación, pero silenciamos la salvación;

Expertos en las necesidades materiales, pero novatos en las necesidades espirituales;

Valoramos el cuerpo, pero descuidamos el alma;

Pusimos los pies en la tierra, si, pero nuestro corazón dejó de estar en el cielo.

Si lo dudas un poco, o lo estás pensando, dale una leída a las noticias diarias de la Agencia Fides , fundada "para dar a conocer las obras de las misiones". Examina por 5 días consecutivos las noticias que se dan allí y en otros medios eclesiales y notarás que 4 de cada 7 son noticias de obras de promoción humana. Hasta los medios católicos ven mas "noticia" en cuestiones sociales que en las evangelizadoras.


Si faltan vocaciones, misioneros o congregaciones de religiosos están disminuyendo, ni modo. Seamos honestos y dejemos de culpar al materialismo, al secularismo o al hedonismo. El problema no viene de afuera sino de adentro. En los sectores donde mas se quedó la "ceniza" de la teología de la liberación vivida como una sobre valorización de la promoción humana, alli es donde mas se están pagando las consecuencias Algunas congregaciones de religiosos y religiosas, algunas diócesis, algunos seminarios, algunas universidades 'católicas' y algunos centro de formación. La infidelidad a Dios mostrada en un desinterés a lo eminentemente espiritual tiene un precio que hay que pagar.

Hermano sacerdote,

hermana religiosa,

hermano obispo:

Hay que pedirle perdón al hombre actual por defraudarlo con el bien supremo: Dios mismo. pero sobre todo pedirle perdón a Dios, pues la medida del hombre no se encuentra en el hombre mismo sino en la estatura de Jesucristo.

La verdad sobre el hombre; la verdad sobre la Iglesia y la verdad sobre Dios, no la podemos callar. Es por eso que las piedras (sectas y nueva era) están gritando. Lc. 19,40.

Si en tu diócesis, Instituto religioso o parroquia no pasa esto, no te preocupes. Como decimos en México: "Te lo digo Juan para que me entiendas Pedro". El horizontalismo de la fe es una 'ceniza' de la teología de la liberación que hay que sacar con urgencia. Como la invitación de su santidad Benedicto XVI hizo hace unos días: "...no sólo para los jóvenes, sino también para las comunidades y los mismos pastores- de «tomar cada vez más conciencia de un dato fundamental para la evangelización: en donde Dios no ocupa el primer lugar, allí donde no es reconocido y adorado como el Bien supremo, la dignidad del hombre se pone en peligro».

 

4.- La segunda ceniza: "La perdida de lo sagrado".

Como consecuencia lógica de la "ceniza" anterior brota la segunda como inevitable colofón. La última página escrita por "teólogos liberales" se convierte en la ceniza donde la dimensión vertical en la teología y en la pastoral brilla por su ausencia.

Obvio que al desequilibrarnos hacia la dimensión horizontal de la fe terminamos infravalorando el plano vertical de la misma. Por eso hoy en día es tan común a nivel mundial que en las "homilías" no se hable del cielo; de la salvación; del purgatorio, de la conversión personal; del juicio, del pecado mortal; de la inmoralidad; del valor de la Biblia; de los sacrilegios; del adulterio; de la castidad; de la vida eterna y mucho menos del infierno y de Satanás. Novísimos, postrimerías, realidades últimas o escatología, no importa el nombre, eso y todo lo que 'huela' a espiritual están en el último lugar de la escala de temas a predicar en la homilía dominical silenciados u olvidados por no pocos sacerdotes, obispos y sobre todo por los teólogos.

Los seguidores de las cenizas de la teología de la liberación radical llaman:

Fanático religioso al que cree en los exorcismos;
Anticuado al sacerdote que pasa horas en el confesionario;
Espiritualistas a los que promueven cursos para aprender a orar;
Fundamentalistas a quienes impulsan el uso de la Biblia en la pastoral;
Conservadores a los que valoran en alto grado el sentido sagrado y sacrificial de la Misa;
Retrasados a quienes hablan de Satanás como un ser espiritual
Pre-conciliar a los que deciden defender la fe.
Ignorante a quien habla de la escatología trascendente de la Escritura

De hecho todavía el año pasado Durante un congreso organizado por la Conferencia de Religiosos y Religiosas del Perú (CONFER), rama local de la Confederación Latinoamericana de Religiosos y Religiosas (CLAR), se lanzó en Lima un duro ataque contra los nuevos carismas, espiritualidades y movimientos.

En muchas diócesis donde quedan lideres con esa forma de pensamiento son los movimientos eclesiales quienes sufren los ataques, persecuciones y obstaculización de su apostolado. Para ellos lo peor son los cursillistas, la renovación carismática, MVC, los neo-catecumenos, la defensa d ela fe, los talleres de oración...son cientos los testimonios y abusos que he conocido y vivido personalmente de parte de sacerdotes o líderes para quienes lo único válido es la teología de la liberación. Hablan de "liberación" y terminan siendo "opresores" al mismo estilo del presidente Hugo Chavez.

Vaya tremenda "ceniza" que dejó la teología de la liberación en sus 25 años de vida. ¿Se imagina si hubiera durado 40 ó 50.? Seamos honestos, seamos sinceros, si queremos avanzar es urgente recuperar el valor inigualable de lo celestial, aunque a algunos eso les suene a 'angelismo' a mi no me importa, al Papa no le importa, ¿Te importa a ti? Hay que decidirse entre "agradar a los hombres y agradar a Dios" Hech 5,29

 

Con que razón toma fuerza la tajante frase del ahora Papa Bemedicto XVI:

"Tener una fe clara, basada en el credo de la Iglesia, se suele considerar como fundamentalismo" y eso que lo dijo siendo entonces el cardenal Ratzinger unas horas antes de ser elegido como sucesor de San Pedro.

¿Por qué quejarnos de la falta de compromiso del laico; de la escasez de vocaciones al sacerdocio; del materialismo reinante; de la disminución de miembros a la vida religiosa y de lo poco atrayente de la vida sacerdotal si en lo que deberíamos de ser expertos: en lo sagrado o religioso lo hemos desahuciado sacándolo como si fuera un extranjero no deseable?. Si nosotros mismos en muchos ambientes, lugares y sectores eclesiales hemos relegado a lo netamente sagrado como un colofón mas.

Igualmente hace tiempo había dicho el entonces cardenal Ratzinger: "Esta Europa, cristiana de nombre, es desde hace cuatrocientos años, la cuna de un nuevo paganismo. La imagen de la Iglesia en la era moderna está caracterizada fundamentalmente en el hecho que se ha convertido en una iglesia de paganos. Ya no se trata como antaño de paganos convertidos al cristianismo, sino de una iglesia de paganos que se llaman todavía cristianos, pero que en realidad se han convertido en paganos". Igualmente lo podemos decir de América y mas no se puede esperar donde lo sagrado a pasado a segundo, tercero o hasta el último lugar. Como lo diría Juan Pablo II: "Si no hay lugar para Cristo, no hay lugar para el hombre"

Tampoco sobre este aspecto podemos dejar de mencionar a Pablo VI diciendo: "No hay evangelización verdadera, mientras no se anuncie el nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el reino, el misterio de Jesús de Nazaret Hijo de Dios. La historia de la Iglesia, a partir del discurso de Pedro en la mañana de Pentecostés, se entremezcla y se confunde con la historia de este anuncio. En cada nueva etapa de la historia humana, la Iglesia, impulsada continuamente por el deseo de evangelizar no tiene más que una preocupación: ¿a quién enviar para anunciar el misterio de Jesús? ¿En qué lenguaje anunciar este misterio? ¿Cómo lograr que resuene y llegue a todos aquellos que los deben escuchar? Este anuncio - kerigma, predicación o catequesis - adquiere un puesto tan importante en la evangelización que con frecuencia es en realidad sinónimo. Sin embargo, no pasa de ser un aspecto" No. 22 de la Evangelii Nuntiandi

Olvidar lo importante por atender lo urgente no es un buen principio pastoral. Es necesario voltear al Dios que le da vida y sentido a la Misión de la Iglesia y a toda auténtica teología.

 

"La finalidad de la misión es una humanidad transformada en una glorificación viva de Dios, el culto verdadero que Dios espera: este es el sentido más profundo de la catolicidad, una catolicidad que ya nos ha sido donada y hacia la cual, sin embargo, debemos avanzar siempre de nuevo. Catolicidad no sólo expresa una dimensión horizontal, la reunión de muchas personas en la unidad; también entraña una dimensión vertical: sólo dirigiendo nuestra mirada a Dios, sólo abriéndonos a él, podemos llegar a ser realmente uno". Homilía en la festividad de San Pedro y San Pablo, 29 de Mayo 2005. dada por su santidad Benedicto XVI

¿No será por esta 'falta' de mirada hacia Dios: La poca importancia en visitar el Santísimo; la falta de templos expiatorios donde este siempre expuesto Jesús sacramentado; la desaparición en muchos lugares de la adoración nocturna por falta de apoyo del sacerdote y desinterés de la gente; la disminución de vocaciones a la vida religiosa; la ausencia de "hora santa" en muchas parroquias o la poca asistencia a la misma y la irreverencia en la santa Eucaristía con los extendidos abusos litúrgicos?

Como lo dijo un hermano en Cristo: "Reconozcamos cuan mal hemos interpretado la creatividad y la participación que exige nuestro tiempo. La Iglesia de Nicea, la Iglesia de Constantinopla, la Iglesia de Letrán, la iglesia de Trento y la Iglesia del Concilio Vaticano II son la misma. La iglesia católica, apostólica y romana no nació hace 40 años". La iglesia de Cristo, como su esposa (Ef. 5,25) nació de su costado en la cruz y no puede ser otra iglesia.

 

Hermano sacerdote, hermano obispo: Perder el valor de lo sagrado es empujar a las personas a buscar en "amantes espirituales"=sectas lo que no les manifestamos a presencia divina y salvadora de Jesucristo. El pueblo no solamente esta hambriento de paz y justicia; El pueblo esta sobre todo hambriento de Dios y el vacío dejado por el materialismo, el consumismo, el comunismo y el capitalismo... o lo llenamos nosotros reajustando la dimensión vertical de nuestra fe, como lo dice el Papa, o lo llenaran las sectas y la nueva era.

Recuperar el valor de lo sagrado y sobre todo el inmenso valor de la Misa es "unir al cielo y la tierra"(No. 8 Ecclesia de Eucaristía ).

Será esta pérdida o disminución de lo sagrado manifestado en síntomas como: El hecho de que la gran mayoría de los movimientos que han surgido en las últimas décadas no han sido fundados por sacerdotes ni por religiosas ó el hecho de que los abusos dentro de la Eucaristía señalados en el documento sobre las normas litúrgicas manifiestan esta pérdida de lo sacro dentro de lo sacratísimo.

 

A veces en la pastoral se critica que muchas parroquias desarrollen su pastoral de forma "sacramentalista" es decir, centradas en lo cultual o relacionado con los sacramentos. Sin embargo, creo que el problema es más grande, pues ya ni siquiera en "eso" somos expertos pues la queja constante de muchos laicos es el poco aprecio o interés por las "cosas sagradas" de parte de muchos sacerdotes. Tal vez el caso del padre Pio, con su increíble fuerza de atracción de miles o millones hacia su obra, no es por sus 'estigmas' sino porque en él vieron reflejado el ideal de un sacerdote que vivió en plenitud su sacerdocio como debiera hacer cualquier sacerdote.

line3.gif
Ah... y en honor a la verdad y en un ambiente de sana auto crítica, digamos la verdad: No hay crisis de vocaciones sacerdotales. Desde la perspectiva que estamos manejando se trata mas bien de crisis de fe en muchos pastores manifestada en una sobre valorización de la dimensión horizontal de la fe y un decaimiento de la verticalidad de la misma. Son "cenizas" de la teología de la liberación que aun muchos siguen sin verla y ya no podemos callarla so pena de sufrir mas consecuencias.
line3.gif

Una prueba sencilla y 100% infalible de que no hay crisis de vocaciones es el hecho indiscutible de que los Institutos religiosos, seminarios, diócesis y movimientos que han re-equilibrado la doble dimensión de la fe no sufren por falta de vocaciones. ¿Por qué los Legionarios de Cristo, Lumen Dei, Apóstoles de la Palabra; Servidores de la Palabra; Esclavos de la Eucaristía, Instituto del Verbo encarnado, Siervas de los sagrados corazones, Opus Dei e incluso el neocatecumenado tienen vocaciones sacerdotales en los mismos lugares donde otros no las tienen? La respuesta es muy sencilla para el que desea la verdad. El factor común de ellos es que a todo lo "sagrado" le están dando su justo valor en su forma de vivir, creer, celebrar y defender la fe. Han re-equilibrado la dimensión vertical y horizontal de la fe. En cambio hay otros que no lo hacen y pagan las consecuencias.Todos los mencionados con anterioridad y otros también desarrollan una gran labor de promoción humana pero ellos ya sacaron las "cenizas" fuera y manejan a doble dimensión al mismo tiempo.

 

No se puede querer tener vocaciones sacerdotales y religiosas sin manifestar con claridad lo divino de nuestra fe. No se puede cosechar donde no se ha sembrado. Evangelizar y sacralizar lo sagrado aunque suene a redundancia, es una prioridad.

Ahora si como dijo Nuestro Señor Jesucristo: " Que entienda, el que pueda".ó como decimos en México: "Zapatero, a tus zapatos".

 

5.- Tercer ceniza: "Los liberales en vías de extinción".

Al principio del artículo mencione que un dato irreversible es la desaparición por "extinción" de los teólogos liberales pues al no tener semilla de vida no hay quien desee seguir sus pasos. Aunque ellos digan que es por la 'persecución' la verdad es que es por "extinción" pues no hay quien de un paso al frente por algo que desaparece.

Sin embargo, si queremos ser mas precisos y realistas, no debemos de perder de vista que todavía hay algunos de sus seguidores en casi todo el mundo. Dos o tres en cada diócesis que ya no declaran abiertamente su afiliación a la "teología de la liberación" para no dañar sus intereses personales. Lo grave no es que sean muchos. No. Lo graves es que se han quedado en puestos claves de las diócesis, seminarios, Institutos de teología etc. y a partir de allí, ni hacen ni dejan hacer, filtrando sutilmente su ideología.

Callar esta verdad no es de cristianos y dejarla pasar sin hacer nada es una traición al Evangelio. Las características comunes de ellos se manifiestan de diversas formas y grados pero generalmente son:

Les preocupa más el lenguaje inclusivo que la santa Eucaristía.
Ataques constantes a la jerarquía de la Iglesia.
Hablan de ecumenismo como si fuera indiferentismo.
Si hablas en contra de la teología de la liberación eres lo peor. Prepárate a salirte de allí pues te verán peor que un hereje.
Si no eres de su línea, eres un retrógada preconciliar.
No apoyan a movimientos aprobados por el mismo Vaticano pues los califican, según ellos, de espiritualistas.
Sus ejemplos a imitar son Boff, Gutierrez, Jon Sobrino, Casaldáliga... puedes hablar mal del Papa pero nunca hables mal de llos pues harán lo imposible por borrarte de su parroquia o diócesis.
Forman círculos de aislamiento entre sus compañeros afines. Les sirve para protegerse pero sobre todo para atacar y no dejar entrar en su esfera a ningún papista, calificando de esa manera a los que están en comunión con el Santo Padre.
Atacan por la espalda, pues perdieron la capacidad de dialogar.
Llaman Ceb's a todo grupo. Sea comunidad de evangelización o grupo de oración o círculo bíblico... para ellos es una Ceb(Comunidad eclesial de base), como ya casi no existen ni crecen, asi cubren la apariencia al reportar que en su diócesis si hay Ceb's


Desmitificación, según ellos, de la Palabra de Dios.
Se sintieron defraudados con el nombramiento del cardenal Ratzinger como el nuevo Pontífice.
Piensan en los pobres, pero viven como ricos.
Su lugar favorito de apostolado es el escritorio.
Reflexionan por los pobres, en vez dejarlos pensar por si mismos.
Su falta de vivencia de la fe provoca asfixia espiritual pues nadie da lo que no tiene.
Ratzinger para ellos era un "atraso" y la "Dominus Iesus" una marcha atrás. Ahora algunos no saben que hacer o dedicarse mejor a otra cosa.


Su teología moral es cuestión de actitudes y el aborto y la homosexualidad cosas sin importancia.
Su teología tiene como plataformaun disfrazado analisis marxista de la realidad donde la 'lucha de clases' es lo principal.
En los "posesionados" sólo verán una patología psicológica; en los "estigmatizados" una proyección psicosomática y en los "místicos" a individuos con serios transtornos mentales.
La Biblia para ellos es secundaria y hay que leerla en clave liberacionista. Su interpretación tiende a considerar casi todo como símbólico y el magisterio de la Iglesia lo hacen a un lado pues dicen que no es infalible y por eso no lo obedecen.
Hablar de Satanás y de exorcismos nunca lo hacen, Dios los libre de eso.
Aman la "liberación" pero desconocen la doctrina social de la Iglesia
Ya no mencionan ser adherentes a la "teología de la liberación" pero sus corazones y acciones dependen de ella.

Ahora imagínese a estos hermanos con algunas de estas características que aun siguen siendo rectores de seminarios; Directores de Institutos de teología; Superioras de una comunidad religiosa; Coordinadores de pastoral vocacional; Profesores de universidades católicas; vicarios de pastoral; asociados de pastoral juvenil; directores espirituales en seminarios; coordinadores o secretarios en estructuras diocesanas... por eso estamos como estamos.

 

8 ejemplos de ello:

 

1.- El año pasado teólogos liberales de la asociación de "teólogos" Juan XXIII hicieron una carta donde le pedían al entonces Papa Juan Pablo II que renunciara. Ellos mismos atacan constantemente a la jerarquía. El problema es que todavía muchos de ellos son profesores en universidades católicas; en facultades de teología y en seminarios donde se "forma" o "deforma" a los sacerdotes de este tiempo que estamos viviendo. No hace falta pensar mucho para imaginarse las consecuencias.

2.- Hace dos años un superior general de una reconocida orden religiosa fue entrevistado en una agencia 'católica' de noticias y dijo: "LA HEREJIA actual es el abandono de los pobres, la injusticia etc" O sea que, según él, la labor eclesial es que no haya pobres en el mundo. Si eso piensa el superior general que no pensarán muchos de los religiosos de esa congregación esparcidos por el mundo y dando "clases" formando a los agentes de pastoral de las parroquias.

3.- Teólogos de la liberación se reunieron en la universidad de Notre dame para "reflexionar" sobre el fenómeno proselitista de las sectas y su crecimiento. Su conclusión fue para que ya no crezcan las sectas debe de permitirse mujeres sacerdotisas, sacerdotes casados y la homosexualidad practicada en los sacerdotes como algo normal. Con esa clase de 'catedráticos' y 'teólogos' no hacen falta enemigos.

4.- Tan poco valorado es lo sagrado en algunos sectores eclesiales que hace unos días salió la noticia de un obispo al cual su 'pareja' homosexual le denunció por problemas entre ellos. Lo sorprendente en extremo no fue eso, sino que algunos católicos con toda tranquilidad dijeron que eso era su vida privada y que el obispo estaba bien porque siempre estuvo comprometido con "las causas de los pobres". Al parecer estos hermanos en Cristo consideran ya no solamente lo sagrado sino hasta lo moral como cualquier cosa. Lo importante es para ellos: "La Iglesia de los pobres" "opción por los pobres" "causas de lo pobres" "pecado social" "injusticia social"... lo demás lo consideran de sobra.

5.- Libros escritos por teólogos de esta línea, con sus concebidos errores y ataques al magisterio de la Iglesia, todavía son vendidos en librerías católicas de muchos países. Autores como Leonardo Boff, Clodovis Boff, Gustavo Gutierrez...

6.- Hace unos días se dio a conocer la renuncia de un Obispo austríaco cuya diócesis había recibido muchas quejas respecto a una serie de abusos que se estaban cometiendo en la liturgia. El Vaticano anunció que el Obispo de Linz, Mons. Maximilian Aichern de 72 años, renunció a la diócesis que tenía a su cargo desde 1982. Su renuncia fue aceptada de acuerdo a lo establecido en el canon 40 del Código de Derecho Canónico que justifica la misma en caso de "enfermedad o por alguna razón grave". La renuncia normalmente se hace después de los 75. De hecho hace unos días un amigo me comentó de un profesor de religión que enseñaba en un colegio católico y defendía la homosexualidad practicada como algo normal en el cristianismo.

7.- En varios lugares del continente todavía hay Institutos de teología de las diócesis donde existen profesores que apoyan esta corriente teológica donde los alumnos mas que fortalecerse en la fe, luchan por sostenerla a pesar de sus maestros pues los ataques al Papa y al magisterio de la Iglesia. A veces los mismos sacerdotes prefieren no enviar a los laicos comprometidos de su parroquia. Agentes de pastoral "aprendiendo" errores como: El magisterio de la Iglesia no es importante; Da lo mismo cualquier religión; Lo importante no es evangelizar sino erradicar la pobreza: Hay que actualizarse y que haya mujeres sacerdotisas; La homosexualidad practicada no es mala sino una opción de vida; No hay que defender la fe sino a los pobres; La Biblia es solo algo de fe subjetiva; La Iglesia católica esta llena de errores...

8.- Apenas hace unos meses antes de la conferencia general de obispos en Aparecida, Brasil un sacerdote que sirve como comunicador en una oficina del vaticano para América latina dijo: "De la Iglesia Católica, Comunidad de Comunidades, se espera excelencia y ejemplaridad en cada acción que humaniza más a la sociedad secularizada... No se trata de encaramarse en la idea de que nuestro Mensaje de Salvación debe ser buscado por los demás, ya que si es cierto que nuestra misión es "ir y evangelizar todos los rincones de la tierra", este mandato divino se traduce en ser discípulos que utilizan los instrumentos que la Divina Providencia ha puesto a nuestra disposición, así como lo haría el apóstol de las gentes: Pablo de Tarso. Asi que según este sacerdote y comunicador el evangelizar puede "traducirse" en humanizar a la sociedad y lo pero es que hay muchos pensando como él. Por eso estamos como estamos. Sin duda que todos los sacerdotes, obispos, religosos, profesores de seminarios y lideres laicos deberamos de darle una buena leida y estudiada a la carta magna sobre la evangelización: "Para anunciar el Evangelio" Evangelii Nuntiandi del Papa Pablo VI pues muchos conceptos básicos y fundamentales están siendo deformados con graves consecuencias.

Con que razón hay muchos sacerdotes que en sus parroquias prefieren no enviar a los fieles de su parroquia los a esos "Instituto católicos". Claro. Si en vez de formar... "deforman" la fe cristiana.
No olvides que todavía quedan algunos "liberales" en diversos grados por allí. Los hay todavía y seguirán haciendo un daño enorme a la Iglesia.

 

Oremos por su conversión a la comunión plena de la Iglesia uniéndose al magisterio eclesial del Papa, en este caso a Benedicto XVI. Al mismo tiempo es urgente que los obispos tomen cartas en este asunto pues a ellos les ha sido encomendado el rebaño para dirigirlo por el redil de Jesucristo.

6.- Las Sectas y la Nueva Era: Las facturas a pagar, cobradas por el horizontalismo de la fe.

Si para una tesis hay una antitesis y para una acción hay una reacción y para una fuerza centrifuga hay una igual pero en sentido contrario llamada centrípeta, entonces los desequilibrios en la teología y la pastoral producidos por las cenizas de la radicalizada teología de la liberación no se hicieron esperar.

En relación con el avance de las sectas religiosas y de la nueva era, algo que tenemos que subrayar y que se está convirtiendo ya de dominio público, es el hecho de que los vacíos pastorales que tenemos están siendo llenados por sectas fundamentalistas y el neo paganismo de la New age. Son las facturas que se nos siguen cobrando cada día. Un antropocentrismo disfrazado de cristianismo y una perdida de lo sagrado olvidando poner a Dios como el centro de la fe no se queda sin pagar.

Muchos lideres católicos en todos los niveles se han lanzado a toda una labor de promoción humana e invierten los mejores recursos humanos y económicos en lo siguiente:

ayudar al indigente;

dar de comer al pobre;

impartir talleres de formación técnica;

Organizar cursos de alfabetización;

Crear organismos diocesanos de asesoría a inmigrantes; Apoyar asilos de ancianos;

Crear instituciones católicas de apoyo legal;

Edificar colegios católicos;

Crear centros de apoyo para madres solteras...

¿Acaso todo eso es malo? Por supuesto que no.

Al contrario es excelente y hay que aumentar más todo lo anterior. El problema grave es que en el área pastoral y de evangelización no estamos en el mismo nivel y es donde deberíamos de ser expertos también. No son pocos los casos donde hay un verdadero horizontalismo de la fe donde la pastoral y la evangelización ocupan el quinto o sexto grado de importancia en la parroquia y en la diócesis.

 

Es urgente equilibrar las fuerzas y eso depende en un alto grado de los lideres: Obispos, sacerdotes y laicos.

Una forma muy sencilla de medir cuales son las prioridades en la pastoral es ver: ¿Cuanto dinero se invierte en promoción humana y cuanto en la evangelización, tanto a nivel parroquial como diocesano? El resultado es increíble. Muchos líderes son expertos en la promoción humana y débiles en lo pastoral. La gran mayoría del dinero invertido en muchos lugares es para proyectos de obras sociales. Diócesis donde hay un solo centro de evangelización y 10 ó 20 de obras de promoción humana: medicas, legales, asistenciales, educativas, recreativas, sanitarias...¿Mal esa obras? No. Pero el desequilibrio es increíble pues la pastoral profética o evangelizadora no esta en la misa proporción.

El líder católico es experto en la "caridad" y el líder protestante en "evangelizar", que tremendo. Por eso las sectas a pesar de todos sus errores y horrores doctrinales siguen creciendo y no tienen problemas de falta de compromiso ni de falta de vocaciones ni de falta de recursos económicos. Si hasta los musulmanes mas fundamentalistas están creciendo a nivel mundial. Por eso millones católicos han abandonado la fe para ir ha engrosar las filas del sectarismo. Ser lideres con visión es corregir este aspecto, de otra manera, alegres se van diciendo: "Gracias Iglesia católica por ayudarme en lo legal, físico, alimenticio y educacional, pero aparte de eso necesito a Dios y me voy con los que me lo dan". Como lo dijo un teólogo: "La Iglesia hizo la opción por los pobres, y los pobres hicieron la opción por los pentecostales". Chiapas, México fue un ejemplo de lo anterior y la verdad es que no son pocas las diócesis y parroquias donde la evangelización esta mas pobres que los pobres. Ahora resulta que los expertos en lo sagrado no son los lideres católicos sino los pastores protestantes.

Es urgente equilibrar este aspecto y "barrer las cenizas" ya mencionadas si de verdad queremos acelerar el Reino de Dios en la plenitud del Evangelio. Hay que hacer correcciones de fondo oyendo lo que el magisterio de la Iglesia ha dicho al respecto y aceptando que todavía quedan demasiadas "cenizas". Por algo Jesucristo dijo: "No solo de Pan vive el hombre, sino de toda Palabra que sale de la boca de Dios" Mt 4,4

 

Hemos llegado a un nivel tan extremo que las fundaciones y organismos católicos están dispuestos a apoyar económicamente a proyectos sociales, educativos, legales, juveniles... y hasta de construcción, pero la gran mayoría ni están dispuestos ni han pensado en apoyar económicamente a proyectos pastorales y de evangelización, misioneros, estaciones de radio, programas de televisión...

 

Eso brilla por su ausencia.

Si usted lo duda solamente es cuestión de que le de una mirada al directorio de fundaciones católicas y vea cuantas fundaciones católicas son de apoyo a obras de promoción humana y cuantas a la evangelización. Los mejores recursos humanos, económicos y espirituales no están siendo canalizados a la evangelización para poner lo sagrado en primer lugar. ¿No será por eso precisamente que no están surgiendo vocaciones al seminario y a la vida religiosa en muchos lugares? ¿No será esta una de las causas del crecimiento de las sectas? ¿No será esto un factor que impide crecer a la comunidad y causa de que se cierren templos católicos? ¿No crees que la falta de ser expertos en lo sagrado cause la falta de compromiso económico y pastoral del católico?

Personalmente estoy convencido que si lo es. No se puede enamorar el hombre de hoy de las "cosas celestiales" si solamente se le habla de las terrenales, aunque estas sean obras de caridad para ayudarlo. De hecho las Iglesias protestantes que mas trabajan en lo pastoral no tienen ninguno de los problemas anteriores y al mismo tiempo los Institutos religiosos católicos que han equilibrado ni les faltan vocaciones, ni gente ni dinero.

 

En cambio las iglesias del protestantismo histórico que también cayeron en un evangelio social sufren las mismas consecuencias y todas ellas están disminuyendo su ritmo de crecimiento.

Sin duda que este tema de las sectas y el excesivo horizontalismo de la fe nos muestra que el crecimiento de las sectas a costa de la Iglesia católica es una "factura" que se esta pagando por falta de equilibrio pastoral provocado en buena parte por las cenizas de la teología de la liberación.

 

Las cenizas sirven para nutrir a las "algas" y estas son consideradas como los primeros organismos vivos que aparecieron en la tierra. Siguiendo esta analogía, la "ceniza" de centrarnos en lo humano, olvidando lo divino, se esta convirtiendo en el "nutriente" para que el hombre regrese a las primitivas religiosidades paganas resurgiendo por la nueva era.

Por favor, no olvides de nuevo el número 76 de las conclusiones del sínodo para América cuando se habla de los desafíos de las sectas, los obispos y el Papa afirman: "Por otra parte, como señalaron algunos Padres sinodales, hay que preguntarse si una pastoral orientada de modo casi exclusivo a las necesidades materiales de los destinatarios no haya terminado por defraudar el hambre de Dios que tienen esos pueblos, dejándolos así en una situación vulnerable ante cualquier oferta supuestamente espiritual. Por eso, « es indispensable que todos tengan contacto con Cristo mediante el anuncio kerigmático gozoso y transformante, especialmente mediante la predicación en la liturgia".

 

Ser líderes con Visión es empezar a reequilibrar los niveles de Promoción Humana y Evangelización. La Iglesia existe para Evangelizar. (Evangelii Nuntiandi No.14 ) Precisar las bases de la fe es esencial. De otra manera, documentos irán y vendrán pero si las bases no están bien construidas poco efecto tendrán. No olvidemos que la cruz tiene un madero horizontal que abraza a todo lo relacionado con la humanidad, pero también tiene un madero vertical que una al hombre con la divinidad. Esa cruz tiene a un Dios-hombre que se llama Jesucristo.

Es tiempo de "cristianizar la cristología" para que resplandezca la imagen perfecta del hombre perfecto: Cristo Jesús.

Es urgente tener ideas claras y distintas en la pastoral.

 

No olvidemos lo que muchos teólogos liberales olvidaron y nos dejaron como sus cenizas. Recuerda siempre que: "En el mensaje que anuncia la Iglesia hay ciertamente muchos elementos secundarios, cuya presentación depende en gran parte de los cambios de circunstancias. Tales elementos cambian también. Pero hay un contenido esencial, una substancia viva, que no se puede modificar ni pasar por alto sin desnaturalizar gravemente la evangelización misma. (Papa Pablo VI No. 25 "Evangelii Nuntiandi") "La evangelización también debe contener siempre -como base, centro y a la vez culmen de su dinamismo- una clara proclamación de que en Jesucristo, Hijo de Dios hecho hombre, muerto y resucitado, se ofrece la salvación a todos los hombres, como don de la gracia y de la misericordia de Dios (57). No una salvación puramente inmanente, a medida de las necesidades materiales o incluso espirituales que se agotan en el cuadro de la existencia temporal y se identifican totalmente con los deseos, las esperanzas, los asuntos y las luchas temporales, sino una salvación que desborda todos estos límites para realizarse en una comunión con el único Absoluto Dios, salvación trascendente, escatológica, que comienza ciertamente en esta vida, pero que tiene su cumplimiento en la eternidad". (Papa Pablo VI No. 26 "Evangelii Nuntiandi")

Disculpen mis estimados teólogos de la liberación pero las cenizas que dejaron han tenido secuelas muy graves y la mejor manera de sacar esas "cenizas" es dejarlas al descubierto para que los pastores que deben "vigilar y apacentar al pueblo de Dios" tomen acciones concretas para poner a Dios como el centro de nuestra fe. La constitución «Lumen Gentium» exhorta a los obispos a que «con vigilancia aparten de su grey los errores que la amenazan» (25a) e invita a los laicos a «difundir y defender la Fe» (11a).

 

Recuperemos la identidad de nuestra misión para ser fieles al Evangelio de Jesucristo:

"Nosotros queremos confirmar una vez más que la tarea de la evangelización de todos los hombres constituye la misión esencial de la Iglesia" (36); una tarea y misión que los cambios amplios y profundos de la sociedad actual hacen cada vez más urgentes. Evangelizar constituye, en efecto, la dicha y vocación propia de la Iglesia, su identidad más profunda. Ella existe para evangelizar, es decir, para predicar y enseñar, ser canal del don de la gracia, reconciliar a los pecadores con Dios, perpetuar el sacrificio de Cristo en la santa Misa, memorial de su muerte y resurrección gloriosa".( (Papa Pablo VI No. 14 "Evangelii Nuntiandi")

Por si alguien todavía tiene alguna pequeña duda recordemos lo siguiente, pues las 'cenizas' de la teología de la liberación han provocado que el problema haya aumentado a dimensiones tan graves que ya muchos ni siquiera ven un problema en lo denunciado desde hace mucho por obispos y el Papa:

"No hay por qué ocultar, en efecto, que muchos cristianos generosos, sensibles a las cuestiones dramáticas que lleva consigo el problema de la liberación, al querer comprometer a la Iglesia en el esfuerzo de liberación han sentido con frecuencia la tentación de reducir su misión a las dimensiones de un proyecto puramente temporal; de reducir sus objetivos, a una perspectiva antropocéntrica; la salvación, de la cual ella es mensajera y sacramento, a un bienestar material; su actividad -olvidando toda preocupación espiritual y religiosa- a iniciativas de orden político o social. Si esto fuera así, la Iglesia perdería su significación más profunda. Su mensaje de liberación no tendría ninguna originalidad y se prestaría a ser acaparado y manipulado por los sistemas ideológicos y los partidos políticos. No tendría autoridad para anunciar, de parte de Dios, la liberación. Por eso quisimos subrayar en la misma alocución de la apertura del Sínodo "la necesidad de reafirmar claramente la finalidad específicamente religiosa de la evangelización. Esta última perdería su razón de ser si se desviara del eje religioso que la dirige: ante todo el reino de Dios, en su sentido plenamente teológico" (62). (Papa Pablo VI No. 32 "Evangelii Nuntiandi")

 

Estimado hermano obispo, sacerdote u religiosa; rectores de seminarios y profesores de teología; agentes de pastoral y laicos en general, el Papa Benedicto XVI en poco tiempo ha dicho verdades urgentes y valiosas para vivir la fe con autenticidad. Una de esas invitaciones es: "...no sólo para los jóvenes, sino también para las comunidades y los mismos pastores- de «tomar cada vez más conciencia de un dato fundamental para la evangelización: en donde Dios no ocupa el primer lugar, allí donde no es reconocido y adorado como el Bien supremo, la dignidad del hombre se pone en peligro».

Hay que corregir, precisando el rumbo pastoral y no olvidando que:

"No sólo de Pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios" Jesucristo

Animo y sigue adelante. No te detengas en el conocimiento de Dios. Te recomiendo leer los libros:

Curso de Defiensa de la Fe - Martin Zavala
 Matrimonio, No Martirio - Juan A. Echeverry  

Dios te ama Jn 3,14

Dios te siga bendiciendo en abundancia.


Recuerda que debes de luchar por conocer, vivir, predicar, celebrar y defender tu fe para ser un auténtico cristiano.


 

 

Libros más recomendados

Please update your Flash Player to view content.

Invítanos a predicar tu grupo, movimiento, parroquia o diócesis

 
 Congresos y Conferencias  -  -  -  -
 Cursos Parroquiales -  -  -  -  -

 Martín Zavala
   MARTIN ZAVALA   martinzavala